Ensaladilla rusa de Lubina y Gambas

Esta ensaladilla rusa tan original la probamos el otro día en un restaurante que nos gusta mucho en la Avenida de Europa, y nos encantó. Así que hablando Isabel y yo el otro día, y tras comprobar que disponíamos en casa de unas buenas kartofen alemanas a las que había que dar salida pronto, decidimos intentar la versión casera del plato.

Es un pelín laboriosa, como todas las ensaladillas rusas, pero merece mucho la pena. Quedo buenísima. Ayer nos tomamos una tapita de ensaladilla con una buena cerveza fría antes de ir al cine, y nos supo a gloria. Así da gusto en veranito (bávaro, claro).

Ingredientes:

– 4/5 patatas tamaño medio-grande

– ½ pimiento rojo

– 7/8 aceitunas verdes

– Un par de cebollinos hermosos

– 2 lomos de lubina (mejor frescos que congelados)

– Una docena de gamas frescas

– Sal

Para la mayonesa:

– 1 huevo fresco

– 1 vaso de aceite (1/4 l)

– 1 cucharada de vinagre

Preparación

En una olla ponemos agua a hervir y cocemos las patatas, ya peladas, durante unos 20 minutos o hasta que estén tiernas. Una vez cocidas, escurrimos el agua y las cortamos en dados pequeños (1×1 cm apx.).

Mientras se cuecen las patatas, picamos muy fino el pimiento, el cebollino y las aceitunas y reservamos.

Cambiamos el agua de la olla y volvemos a poner al fuego. Una vez que empiece a hervir, introducimos los lomos de lubina y hervimos el pescado. Yo lo hago de la siguiente manera: Introduzco los lomos salpimentados en una bolsa de plástico (de las de congelar, con zip) y la cierro asegurándome que quede el menor aire posible dentro. Una vez que el agua rompa a hervir, retiro la olla del fuego e introduzco la bolsa con el pescado. Se hace en 6 minutos exactos, y al abrir la bolsa veréis el pescado estará hervido y jugoso.

Una vez hervido, descartamos la piel y desmigajamos la carne blanca con un tenedor.

Y por último, en una sartén con una cucharadita de aceite salteamos las gambas previamente peladas (sin cabeza) y salpimentadas, y una vez hechas las cortamos en dados. Reservamos.

Ahora la mayonesa. Podéis hacerla casera, tal y como os explico a continuación o simplificaros la vida y comprarla de bote, como os sea más fácil.

Cascamos el huevo en el vaso de la batidora, agregamos el vinagre y la sal, y después del aceite.

Enchufamos la batidora e introducimos el brazo batidor en el vaso. Lo ponemos en marcha y mantenemos hasta que espese. Cuando veáis que ha tomado cuerpo, realizamos movimientos suaves, ascendentes y descendentes, hasta que quede una salsa homogénea.

Finalmente en un bol mezclamos las patatas, el pimiento, las aceitunas, el cebollino, la lubina y las gambas. Una vez mezclado todo, vamos incorporando la mayonesa al gusto hasta alcanzar la consistencia que más os guste.

Es recomendable dejar enfriar en la nevera un par de horas.

¡Espero que os guste!

 

Leave A Comment