Sopa Minestrone

Este plato es receta del cocinero americano Tyler Florence, el cual lo recomienda como cura universal para cualquier estado catarral o de depresión otoñal. Y no sin razón, y a que la profundidad de los sabores en esta sopa es increíble. La prueba de fuego ocurrió, como no podía ser de otra manera, en Italia, en el Lago di Garda, esta Semana Santa pasada. La idea vino rápidamente a mi mente ya que primero, Italia invita a la pasta (en todas sus variedades) y segundo, porque nuestra amiga Jamie estaba malísima con gripe y con ganas de algo para calentar su espíritu. Blanco y en botella.  Espero que os guste, quedo riquísima.

Ingredientes (4-5 personas):

– 1.5 / 2 litros de caldo de pollo

– 1 cabeza de ajo

– 200 gr de pasta rigatoni

– 2 zanahorias

– 2 ramitas de Apio

– 1 cebolla amarilla

– ½ kg de tomates maduros

– 1 salchicha italiana o carne picada en su defecto (unos 300 gramos)

– 1 hoja de Laurel

– Un manojo de hierbas frescas: Salvia, Romero, tomillo y perejil fresco

– Aceite de oliva

– Sal y pimienta

Preparación

Calentamos a fuego medio el caldo, al que añadiremos la cabeza de ajos cortada por la mitad. Dejamos hervir durante 15 minutos y colamos. Mantenemos a fuego bajo para evitar que se enfríe.

En una olla grande, infusionamos dos o tres cucharadas de aceite virgen extra con las hierbas aromáticas (un manojo de romero, tomillo y salvia atadas con cuerda de cocina). Unos 3 o 4 minutos a fuego medio deberían bastar.

Incorporamos la salchicha italiana cortada en rodajas (o la carne picada, lo que tengáis). Cocinamos a fuego medio hasta que esté bien dorada y se empiece a deshacer.

Añadimos entonces la cebolla, dos ramitas de apio, y las zanahorias, todo finamente picado, a la olla. Cocinamos 5 o 6 minutos a fuego medio hasta que estén rendidas, pero sin llegar a dorarse.

Llegado este momento añadimos los tomates bien picados y cocinamos otros 5 o 6 minutos hasta que estén tiernos. En ese momento vertimos el caldo junto con la hoja de laurel y dejamos hervir a fuego suave durante 15 minutos.

En otra olla, hervimos los rigatonis asegurándonos que queden poco hechos. Esto lo logramos sacándolos unos 4 minutos antes del tiempo de cocción especificado en la bolsa de la pasta.

Añadimos los rigatonis a la sopa y retiramos el manojo de hierbas aromáticas y el laurel. Salpimentamos al gusto, y cocinamos 5 minutos más.

Solo faltaría el perejil fresco picado como guarnición, al gusto, y listo para servir.

Espero que os guste.

Leave A Comment