Tartar de Salmón


Esta receta me la pasa mi tía Pilar, magnifica cocinera e inagotable fuente de inspiración para nuevos platos en este blog. Es una receta muy fácil de hacer donde lo importante, como en todos los platos que llevan pescado crudo, es la calidad del pescado y su apropiado tratamiento.

Ingredientes:

– 300 gr de salmón (dos lomos fresquísimos)

– 2 cebolletas

– Jengibre fresco

– Semillas de sésamo

– Aceite de sésamo

– Sal maldon

Preparación:

A la hora de preparar el salmón, y todos los pescados en general, debemos de tener en cuenta dos cosas importantes:

1 – Para comerlo crudo debemos congelarlo durante unas treinta horas (por el anisakis).

2 – Es importante que el pescado este siempre seco, ya que el agua que va soltando al descongelarlo (o incluso fresco) es la que lo pudre. Debemos procurar ponerle una servilleta de papel debajo y otra encima, de manera que absorba el agua que va soltando hasta que lo consumamos.

Si seguís esto simples consejos, veréis que al cortar el pescado la diferencia es sustancial. La superficie de corte aparecerá brillante, con su grasita, como el jamón de bellota.

En mi caso he tenido los lomos de salmón, desde que los descongele, 24 horas en la nevera, cambiando el papel absorbente al menos tres veces. Os sorprenderá la cantidad de agua que suelta.

Y ahora la preparación.

Limpiamos bien los lomos de salmón, quitándoles los bordes grises y la piel si la tuviera, cortándolo en cuadraditos pequeños. Reservamos en un bol.

Picamos las cebolletas (la parte blanca) muy finamente, y añadimos al bol junto con el jengibre rallado, la semillas de sésamo y la sal maldon , hasta que esté a vuestro gusto.

Aliñamos con un chorrito de aceite de sésamo, sin pasarse que tiene mucho sabor, removemos y listo para servir.

Debe servirse recién hecho y frio. Yo le he emplatado en un molde, con una huevas de salmón por encima de guarnición. También podéis ponerle una base de aguacate y alternar por huevas de trucha negras (o falso caviar) como veis en la segunda foto,  que le va también muy bien.

Para comer y ya en la mesa con un cuchillo por arriba haces un pequeño hueco y  le añadís un chorrito de soja light.

¡Buenísimo!

Leave A Comment