Tajine marroquí de ternera

Esta receta es fruto de una idea que llevaba tiempo rondando mi cabeza. Angela y Javi nos trajeron el año pasado unas maravillosas especias de Marruecos, y tenía ganas de darles un buen uso. Esta receta es del cocinero Jamie Oliver, que es un crack de los estofados.  Es muy fácil y resultona, y lo único que requiere, como todos los estofados, es mimo y paciencia.

Ingredientes:

– 750 gr de buena carne de ternera (para estofar)

– Un manojo de cilantro

– 500 gr de tomates maduros

– 400 gr de garbanzos en lata, colados

– 1 litro de caldo de verduras

– 1 cebolla hermosa

– Una calabaza de unos 800 gr

– 100 gr de ciruelas pasas y orejones

– 1 diente de ajo

– Aceite de oliva

– Sal y pimienta

Y para el marinado de la carne, una cucharada sopera (rasa) de cada uno de los siguientes ingredientes:

– Ras el hanout, pimentón dulce, jengibre en polvo, comino en polvo y canela molida

Preparación

Cortamos la carne en dados grandes, y la marinamos con la mezcla de especies. Masajeamos la carne para que se impregnen bien la especias y dejamos reposar en la nevera durante la noche.

Doramos el diente de ajo en láminas y añadimos los tomates cortados en cuartos. Tapamos la olla y cocinamos durante 10-15 minutos, hasta que los tomates estén cocinados y medio deshechos. Apagamos el fuego y reservamos con la tapa puesta.

En una olla grande (o preferiblemente en una cocotte) doramos la carne en 3 cucharadas generosas de aceite a fuego medio durante unos 5 minutos.

Entonces añadimos la cebolla cortada en daditos y un buen manojo de cilantro picado, y cocinamos otros 5 minutos a fuego medio. Si no os gusta el cilantro, podéis sustituirlo por perejil rizado que también le va bien al guiso.

En ese momento vertimos la mitad del caldo junto con los tomates y los garbanzos. Le damos un buen revolcón con una cuchara de madera, llevamos a ebullición y tapamos, dejando cocinar a fuego lento una hora y media.

Pasado ese tiempo incorporamos los orejones y ciruelas pasas y la calabaza (pelada y sin semillas) cortada en dados de unos 5×5 cm, junto con el resto del caldo, y dejamos cocinar, con la tapa puesta, otra hora y media.

Pasado este tiempo el tajine debería estar listo, con la carne tiernísima y casi deshaciéndose. Si veis que está un poco liquido todavía, dejad que se cocine unos 15 minutos más sin la tapa, para que reduzca un poco.

Corregimos de sal y servimos con un poco de cilantro picado por encima o almendras tostadas.

Podéis acompañarla de un buen arroz blanco, que le va estupendamente a este guiso.

Espero que os guste.

Leave A Comment