Anchoas del Cantábrico sobre “Falsa pipirrana” andaluza

Esta receta, sencillísima, la hice ayer aprovechando lo que tenia a mano en la nevera, que no era mucho la verdad. Debió gustar, porque no solo estaba buenísima (impresión mía y de los comensales) sino que de ella no quedaron ni los restos.

Para hacerla utilice unas buenas anchoas de cantábrico (una lata de Lolín que me trajo mi madre de Santander, aunque cualquier anchoa “buena” de supermercado valdría en principio), 1 pimiento rojo y 1 pimiento verde (preferiblemente que sean chatos y carnosos), 2 tomates pera¼  de cebollavinagre de jerezaceite de oliva,pimienta y sal.

Cortamos longitudinalmente una de las cara del pimiento rojo y del verde, y reservamos el resto (con esa cantidad, mas que suficiente) para otra ocasión. Cortamos, junto con el ¼ de cebolla, en daditos muy pequeños y reservamos.

Con los tomates, hacemos lo mismo: limpiamos de pepitas y cortamos la carne del tomate en daditos pequeños.

Mezclamos todo en un bol, salpimentamos y aliñamos con el vinagre de jerez y el aceite de oliva al gusto, siempre en la proporción 1:3.

Lo llamo falsa pipirrana porque la pipirrana andaluza lleva además ajo, pepino, huevo cocido y ventresca. En este caso prescindo del ajo y el pepino para no darle excesivo cuerpo y que se difumine el sabor de la anchoa, aunque el huevo duro podría haberse añadido perfectamente (no tenia en la nevera!).

Dejamos reposar la mezcla en la nevera mínimo 30 minutos y emplatamos de la siguiente manera: Sobre una fuente se sirve la pipirrana a modo de cama, y se colocan las anchoas sobre ella en al disposición que queramos.

Yo lo acompañe de daditos de pan recién tostado para que se tomara como canapés, y salio bastante bien…

Leave A Comment